Blas Infante y su firma
martes, 1 junio 2021

Miembros de la Fundación Blas Infante visitan los jardines de la Casa de la Alegría tras su reciente remodelación

Miembros de la Fundación Blas Infante visitan los jardines de la Casa de la Alegría tras su reciente remodelación
Miembros de la Fundación Blas Infante visitan los jardines de la Casa de la Alegría tras su reciente remodelación

Los trabajos de recuperación del paisaje para su adecuación al entorno original se han basado en un inventario redactado por la viuda de Blas Infante, Angustias García Parias, en 1936

  • Me gusta

El vicepresidente de la Fundación Blas Infante, Javier Delmás Infante, nieto de Blas Infante y patrono de la Fundación Centro de Estudios Andaluces (CENTRA), ha visitado esta mañana junto al director de esta Fundación, Tristán Pertíñez, los jardines de la Casa de la Alegría, en el Museo de la Autonomía de Andalucía, recientemente remodelados para recuperar la fisonomía original de la finca que rodeaba la que fuera última vivienda particular del Padre de la Patria Andaluza, entre 1931 y 1936.

En sus orígenes, los jardines diseñados por Blas Infante llegaron a tener casi 500 árboles de 27 especies, entre los que destacaban naranjos, olivos y almendros, muchos de ellos traídos especialmente desde diversos puntos de Andalucía. Infante quiso rememorar con ellos la variedad vegetal de Andalucía. También había chumberas, encargadas de marcar las lindes de la manera tradicional, y multitud de especies florales como margaritas, lantanas, jazmines, adelfas y buganvillas.

El espacio recuperado comprende el extenso huerto de árboles frutales que se extendía en la parte trasera de la Casa de la Alegría, compuesto por una treintena de árboles frutales –naranjos dulces, nísperos, membrillos, ciruelos, melocotoneros, manzanos, perales, nogales y avellanos–, plantados originalmente para el consumo de la familia. Asimismo, ha incorporado distintas especies arbóreas –naranjos amargos, almendros y palmeras– al resto de la finca que se suman a las ya existentes.

En el recorrido guiado han acompañado el patrono de la Fundación Blas Infante y catedrático de Antropología Isidoro Moreno, y la secretaria jurídica de esta Fundación, Aída Ruiz-Berdejo.

Estos trabajos de recuperación se han llevado a cabo siguiendo las indicaciones de un informe redactado por la Fundación Blas Infante, basado en un inventario realizado por la viuda de Blas Infante, Angustias García Parias, en 1936. En este inventario se relacionaron, entre otros bienes, los animales, las herramientas, las plantas y el arbolado de la finca adquirida por Infante en 1931. 

La recuperación del elemento paisajístico y del entorno original de la Casa de la Alegría conecta con el firme compromiso de Blas Infante con la conservación de la naturaleza, una visión adelantada a su tiempo, a la par que responde al compromiso del Centro de Estudios Andaluces de poner en valor en nuestra historia y raíces culturales a través de nuestro patrimonio histórico e identidad.

Un poco de historia

Hace ahora 90 años, Blas Infante tomaba posesión de la notaría de Coria del Río y comenzaba a buscar un terreno para levantar la residencia familiar. Tras haber recibido distintas propuestas, el lugar elegido fue un altozano desde el que se observaba el blanco caserío de Coria, el río Guadalquivir y, por su flanco derecho, las primeras viviendas de Puebla del Río.

Allí comenzó a diseñar y construir su vivienda, Dar al-Farah / La Casa de la Alegría, que en su interior y exterior refleja su idea de Andalucía como tierra de tolerancia y mezcla de culturas. La obra fue ejecutada bajo su dirección y contó con el trabajo de una treintena de jornaleros procedentes de los municipios ribereños de Coria y Puebla del Río.

Conocida con cariño por los lugareños como “el Castillo de Don Blas”, el inmueble estaba rodeado de un extenso terreno, una finca que tenía una doble función de jardín y de huerto, en la que había una gran cantidad de olivos y de árboles de cítricos cuya producción era destinada al consumo familiar y de sus allegados.

La familia Infante –el matrimonio formado por Blas y Angustias y sus cuatro hijos Luisa, María de los Ángeles, Blas y Alegría– se trasladó a la vivienda en 1933. Allí estaban cuando Blas Infante fue apresado en agosto de 1936, fusilado ocho días después, y allí permanecieron viviendo hasta 2003. Dos años antes, la Junta de Andalucía, a través del Centro de Estudios Andaluces, adquirió la casa para iniciar un proyecto de musealización y honrar la memoria del Padre de la Patria Andaluza.

Desde su reapertura al público en 2006, el jardín, de aproximadamente 20.000 metros cuadrados, alberga especies arbóreas y matorrales propios del paisaje andaluz, con abundancia de plantas aromáticas y medicinales: olivos, cipreses, moreras, encinas, higueras, pinos, entre otros, componían este entorno natural que se ha convertido en un contenido didáctico más en la visita al Museo de la Autonomía y que acoge la celebración de actividades de carácter cultural y educativo. 

 

Trazo de la bandera de Andalucí­a
Museo de la Autonomía de Andalucía Avda. del Museo de la Autonomía de Andalucía, 1. La Puebla del Río. 41130 Sevilla.
Tlf. 955 656 990 - Fax. 955 656 999 - museo@fundacioncentra.es