Blas Infante y su firma

‘Zenobia Camprubí, en primera persona’, un testimonio excepcional de la historia en femenino del siglo XX

Zenobia
Zenobia

El Centro de Estudios Andaluces presenta una nueva exposición que descubre la cara más desconocida de quien fuera esposa de Juan Ramón Jiménez, una polifacética mujer con una vida rica en pensamiento y acción

  • Me gusta

Traductora, escritora, editora, maestra, reportera, Zenobia Camprubí Aymar (Malgrat del Mar, Barcelona, 1887 – San Juan, Puerto Rico, 1956) fue una mujer polifacética y vitalista. Viajera incansable, dominaba varias lenguas (español, inglés y francés) y tenía una amplia formación en literatura, historia y música. Independiente y emprendedora, Zenobia fue precursora de los negocios de exportación de artesanía popular y una de las primeras mujeres en España con carnet de conducir. Solidaria y comprometida, se involucró durante toda su vida en numerosas iniciativas culturales y sociales de diversa índole como la protección de la infancia y la conquista por los derechos y las libertades de la mujer.

Son apuntes de su biografía quizá desconocidos al haber quedado su figura frecuentemente eclipsada por la de su marido, el Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, con quien colaboró activamente hasta el fin de sus días en el desarrollo y difusión de su obra literaria, hasta el punto que esta no podría entenderse sin la estrecha colaboración de Zenobia.

El Centro de Estudios Andaluces y la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez presentan en el Museo de la Autonomía de Andalucía, del 17 de septiembre al 10 de enero de 2016, año en el que se conmemora el 60 aniversario de la muerte de Zenobia, una nueva exposición en la que ella misma, en primera persona, toma la palabra para descubrirnos el relato de sus vivencias y sus pensamientos más íntimos.

Coordinada por la doctora en Filología Española por la UNED, Emilia Cortés Ibáñez, la muestra ofrece un recorrido cronológico dividido en seis secciones que integran una selección de más de 200 piezas entre documentos y objetos personales, fotografías y publicaciones, reunidos especialmente para esta exposición procedentes de diversas fuentes: Archivo familiar Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Archivo Histórico Nacional y Centro de Documentación María Zambrano.

Un viaje por su memoria y legado

De los apuntes biográficos sobre su infancia, que recuerda como un periodo muy feliz pese a los constantes traslados familiares debido a los cambios de destino de su padre, ingeniero de profesión (Sarriá, Tarragona, Valencia…), Zenobia nos lleva a sus primeros viajes al extranjero, concretamente a Nueva York, donde se instala en 1905 junto a su madre y hermanos – Jo, Raimundo y Augusto ‘Epi’ – tras la ruptura conyugal de sus padres. Allí comienza su vida de veinteañera, de ocio y nuevas amistades, que compagina con su formación, dirigida siempre en casa por profesores particulares hasta su ingreso en la Columbia University en 1908. Son años decisivos en los que forja su condición de mujer independiente y emprendedora.

Estoy tan encantada y tan entusiasmada con todo, que no creo que haya ni una persona que disfrute de la vida más que yo.

En 1909 regresa a España junto a su madre, concretamente a La Rábida (Huelva), donde es destinado su hermano Raimundo. Desde su llegada, experimenta un apasionado encuentro con Andalucía. Escribe sobre las impresiones que le causan sus constantes viajes y excursiones por la región, escritos que plasma en sus ‘Primeros cuadernos’ y también en artículos para revistas norteamericanas, a modo de periodista de viajes. Esta pasión por viajar y escribir, que mantendrá a lo largo de toda su vida, le dejará tiempo también para desarrollar otras actividades como montar una escuela para hijos de obreros en el patio de su casa.

Hacía cinco años que no veía el país donde había nacido, lo había dejado a la edad en la que se tiende a fantasear. La base de mis fantasías se basaba en los dorados sueños infantiles y desde que tuve cinco años llevo colocando muchas piedras preciosas sobre esta elaborada base.

Zenobia se traslada a Madrid en 1910 y allí conecta rápidamente con la  ebullición social y cultural que vivía la capital, participando activamente en numerosas iniciativas con fines solidarios, educativos y culturales y asistiendo a reuniones sociales y eventos organizados por los círculos intelectuales más selectos de Madrid. En plena efervescencia vital, en un acto en la Residencia de Estudiantes, conoce a Juan Ramón Jiménez, con quien no tardará mucho en casarse pese a la oposición inicial de su madre, que llegó de nuevo a poner tierra de por medio para concluir la relación. Fue en vano. La pareja contrajo matrimonio en Nueva York en marzo de 1916.

Afincados ya en Madrid, comienza una etapa muy prolífica para ambos. Las actividades y viajes del matrimonio son variados e intensos, al igual que la producción de obra de Juan Ramón, a quien Zenobia asiste en todo momento en las labores de traducción y edición. Poesía británica y estadounidense de escritores contemporáneos, además de algunos clásicos como Shakespeare y Poe, suman nuevas traducciones, una labor que Zenobia iniciaría en 1915, animada por Juan Ramón, con la traducción de ‘The Crescent Moon’, ‘La Luna nueva’, obra del Premio Nobel de Literatura indio Rabindranath Tagore.

[…] Como no me casé hasta los veintisiete años, había tenido tiempo suficiente para averiguar que los frutos de mis veleidades literarias no garantizaban ninguna vocación seria. Al casarme con quien desde los catorce, había encontrado la rica vena de su tesoro individual, me di cuenta de que el verdadero motivo de mi vida había de ser dedicarme a facilitar lo que era ya un hecho y no volví a perder más tiempo en fomentar espejismos.

El estallido de la Guerra Civil motiva la salida de la pareja del país. A partir de aquí, comienza un acelerado periplo por diferentes destinos en Norteamérica y Cuba, hasta recalar definitivamente en Puerto Rico. Son años de dolor, de pérdidas familiares, en los que, sin embargo, no cesa la actividad intelectual y de compromiso social de Zenobia. Víctima de un cáncer de útero, experimenta progresivamente un deterioro importante de su estado de salud, lo que no le impide continuar con sus clases en la universidad y otros proyectos como la culminación de la ‘Tercera Antolojía Poética’ o la propuesta de Juan Ramón para el Premio Nobel, en colaboración con la Universidad de Maryland. Consciente de su final, convoca al sobrino del poeta, a quien da instrucciones para procurarle bienestar físico y mental a Juan Ramón en su ausencia.

Zenobia muere finalmente el 28 de octubre de 1956 en San Juan de Puerto Rico, sólo tres días después de la concesión del Nobel de Literatura a Juan Ramón.

Todos mis ilusionados proyectos han ido al cesto de papeles pero tengo alternativas demasiado graves para ponerme a llorar ahora.

La trayectoria vital y el legado de Zenobia son un símbolo del esfuerzo titánico de la mujer española para mantener la dignidad personal por medio del trabajo y la autonomía intelectual. Sus escritos (relatos, diarios y epístolas) junto a las fotografías que recoge esta exposición, constituyen un testimonio excepcional de la historia en femenino de la primera mitad del siglo XX.

Más sobre Zenobia

Esta nueva producción del Centro de Estudios Andaluces, que viajará a Moguer a finales de enero tras su paso por Museo de la Autonomía de Andalucía, coincide con la publicación de su ’Diario de juventud’ , hasta ahora inédito. Se trata de una nueva edición en colaboración con la Fundación Lara, introducida por Emilia Cortés, quien también es responsable de la selección de textos, traducción y transcripción. La publicación recoge escritos de Zenobia entre 1905 y 1911 durante su etapa en Nueva York y su posterior regreso a España, concretamente a Andalucía.

En el mes de octubre, el Centro de Estudios Andaluces organizó además, relacionado con esta exposición, un seminario con motivo del centenario de la Residencia de Señoritas de Madrid, una iniciativa creada en 1915 como versión femenina de la Residencia de Estudiantes con el objetivo de formar a mujeres libres, modernas e independientes. Zenobia mantuvo una estrecha vinculación con esta institución y especialmente con su directora, María de Maeztu. Muchas alumnas de esta residencia consiguieron, gracias a la mediación de Zenobia, bolsas de viaje para estudiar en varios colleges norteamericanos.

Actividades paralelas

Del 13 de noviembre al 8 de enero, con motivo de esta exposición y en torno  en torno a la figura de Zenobia Camprubí, el Museo de la Autonomía organiza un programa de actividades paralelas dirigidas a grupos de Educación de Adultos. Tras una visita guiada a la muestra de media hora de duración, se podrá optar por grupos a la realización de diferentes talleres de creación literaria que tienen como protagonistas la poesía de Zenobia y los textos de Rabindranath Tagore.

Para poder participar en estas actividades es necesario realizar una reserva previa en el teléfono 955 656 990.

Ver galeria de la exposición

Trazo de la bandera de Andalucí­a
Museo de la Autonomía de Andalucía Avda. Blas Infante, s/n. La Puebla del Río - Coria del Río. 41100. Sevilla. Tlf. 955 656 990 Fax. 955 656 999 museo@centrodeestudiosandaluces.es